jueves, 10 de febrero de 2011

El Valle de los Caídos en "Informes de la Construcción" (II)


Méndez, Diego. Arquitecto. El Valle de los Caídos. Informes de la Construcción, nº 116, 148-8 (1959), P, 35-61.

En el año 1941 se convocó un concurso en el que, pesa a haberse concedido los premios señalados, no fue aceptado ninguno de los proyectos. Pero como Pedro Muguruza, que fue el arquitecto encargado de esta magna obra desde sus comienzos, cayó enfermo de gravedad, la actividad disminuyó en todos los sectores y este letargo se hizo más sensible al morir poco después este ilustre arquitecto. Se ensayó luego el trabajo común de los tres arquitectos que estaban en el Consejo de la dirección, y al fin éstos recibieron orden de hacer sendos proyectos que debían estar acabados a primeros del años 1950. 

Después de varios ensayos, fue Diego Méndez el arquitecto que llegó a resolver el problema clave del monumento, al trazar un proyecto de cruz, que fue sencillamente cruz, gracias a la pureza de sus líneas sobrias y escuetas, no desvirtuadas por ninguna exigencia arquitectónica. La sección horizontal de esta gran cruz adopta forma de cruz griega con una suave gola que amortigua la arista exterior de cruce de cada uno de sus brazos. De este modo, la cruz, sobria, recia y monumental, armoniza de tal modo plenamente con la naturaleza circundante, que no sólo el Risco de la Nava, sino el valle entero y las crestas que lo circundan, se incorporan al monumento con vínculos indestructibles de composición y armonía. 

Vista general del Basamento de la Cruz. En primer plano, San Juan Evangelista. 
Escultor: Juan de Ávalos (1911-2006)

En la cruz, de este modo ideada, pueden distinguirse tres partes principales: el sólido basamento, decorado con las figuras de los cuatro Evangelistas; un plinto más pequeño, en cuyos ángulos se sitúan las estatuas de las Virtudes Cardinales, y finalmente, la cruz propiamente dicha. Desde la base hasta lo más alto de la cruz mide 150 metros. El primer cuerpo, o basamento de los Evangelistas, llega hasta los 25, el segundo, hasta los 42; otros 150 metros mide desde el pavimento de la Iglesia hasta la cima en que se alza la cruz. Mediante tres ascensores puede subirse a lo más alto de la cruz: Uno lleva desde la basílica hasta el nivel del Monasterio; otro arranca desde este nivel y conduce hasta la cima de la montaña, y el tercero recorre todo el interior de la cruz hasta su cima.

Para mitigar el cambio brusco que marca el paso del risco a la cruz, se recurrió a la colaboración escultórica que permitiese el logro del efecto estético buscado y a la idea teológica y moral del monumento. Arquitectura y escultura, en perfecta integración plástica, consiguieron así crear un pedestal que enlaza perfectamente tanto con la cruz como con la agresividad del paisaje. Escultor y arquitecto – Juan Ávalos y Diego Méndez- unidos en estrecha colaboración lograron, tras algunas vacilaciones, fijar, en el primer basamento, como tema decorativo, la representación de los cuatro Evangelistas; y en el segundo, la de las cuatro Virtudes Cardinales. La idea era profunda y original: en la cruz está sintetizado cuanto hace grande al hombre en la vida natural y sobrenatural. Cada Evangelista aparece representado con su símbolo: San Juan está sobre el águila en actitud de remontar el vuelo, con un ala oprimida por la pierna del Evangelista y la otra desplegada hacia el espacio; San Lucas aparece a horcajadas sobre un toro con la cabeza erguida; San Marcos se retuerce en violento ademán sobre el león; y San Mateo lee un libro descomunal sostenido por su símbolo tradicional, un Ángel, cuya cabeza y torso parecen salir del cuerpo de la montaña. Son estas obras, esculturas para las que no hay cánones ni término de comparación, ya que así lo exigía su destino. Si la arquitectura en ese monumento ha emprendido por primera vez la tarea de alternar con la naturaleza utilizándola y sirviéndola, la escultura ha asumido el papel que le corresponde en este nuevo orden y plano conquistado por la arquitectura. No era fácil componer esos enormes grupos escultóricos, en los cuales las figuras humanas tienen cerca de 20 metros de altura. Había que buscar el material: ¿bronce o piedra?


San Mateo Evangelista. Escultor: Juan de Ávalos (1911-2006)

San Marcos Evangelista. Escultor: Juan de Ávalos (1911-2006)

San Lucas Evangelista. Escultor: Juan de Ávalos (1911-2006)

San Juan Evangelista. Escultor: Juan de Ávalos (1911-2006)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si desea hacer un comentario que no tenga que ver estrictamente con la entrada en la que comenta, le ruego me escriba a pfunes1981@gmail.com o use el minichat.

Muchas gracias por su aportación.

No se publicarán comentarios solicitando intercambio de enlaces o sugiriendo visitas a otros blogs de temática no relacionada con este.