sábado, 14 de mayo de 2011

La Mezquita-Catedral de Córdoba para arquitectos (IV): la intervención de Al-Hakem II

La ampliación de Al-Hakam II sobre la planta actual. 

La ampliación de Al-Hakam II fue la más importante de todas las realizadas durante la época musulmana ya que transformó completamente la Mezquita e introdujo un nuevo orden espacial. La Mezquita de Abderrahmán I era un amplio espacio interior que elimina la direccionalidad procesional cristiana a la vez que mantiene el recuerdo de la Mezquita de Damasco. Con la intervención de Abderrahmán II se neutraliza el espacio dejándolo prácticamente cuadrado. 

Planta de la Mezquita de Córdoba, con la intervención de Al-Hakam II

Los arquitectos de Al-Hakam II reafirman el sentido de profundidad mediante la adición de doce crujías y el uso de nuevos elementos y mecanismos formales de forma que el edificio existente quedó convertido en el umbral de la nueva Mezquita. Aunque el tamaño de esta intervención sea similar al de la primera Mezquita, los nuevos aportes espaciales la convierten en algo nuevo y diferente. 

Sección de la intervención de Al-Hakam II, desde la Capilla de Villaviciosa al nicho del Mihrab.

El muro de la quibla fue horadado de nuevo y se añadieron dobles columnas que refuerzan el concepto de tránsito de un espacio a otro. La aportación más importante consiste en la construcción de una serie de lucernarios con la ayuda de altas cúpulas de estructura nervada. De esta forma se facilita el camino hacia el mirhab y se crean espacios independientes y autónomos, susceptibles de ser apreciados en sí mismos, a pesar de estar apoyados sobre la genérica trama de columnas de la Mezquita. 

El primero de estos espacios, conocido como la Capilla de Villaviciosa, se encuentra situado sobre el eje que lleva al mirhab en el inicio de la ampliación de Al-Hakam II. Ocupa tres intercolumnios de las nave central y el recinto queda virtualmente cerrado por otras tres columnas. Esta planta tan sencilla y liviana debía soportar el peso de la cúpula, para lo cual el arquitecto de la Mezquita encontró una solución útil consistente en una serie de arcos polilobulados entrelazados que dieron estabilidad y solidez al ligero conjunto, ideado inicialmente para soportar cubiertas de madera. Mediante un delicado trabajo de geometría, el muro virtual de arcos entrelazados se conecta con la cúpula, realizada a partir de nervaduras, ofreciendo un magnífico trabajo de estereotomía cien años antes de que las bóvedas nervadas aparecieran en Francia. 

 Planta y sección longitudinal de la Capilla de Villaviciosa. 

 Capilla de Villaviciosa, muro oriental.

 Capilla de Villaviciosa, alzado del muro oriental.


Capilla de Villaviciosa, muro sur hacia el mihrab. 

Capilla de Villaviciosa, alzado del muro sur.

 Bóveda de la Capilla de Villaviciosa

Esquema estructural de la bóveda de la Capilla de Villaviciosa

La Capilla de Villaviciosa marcaba formalmente el inicio de la nueva ampliación, reforzada por la iluminación cenital que añade un hito en la penumbra del interior. Este mismo sistema se repetirá exactamente igual en los intercolumnios que preceden al mirhab, nuevamente independizados del resto del recinto por columnas en el espacio libre de la nave. De esta forma el espacio neutro de las dos primeras intervenciones dio paso a una nueva secuencia espacial en la que la luz juega un papel primordial en el recorrido y entendimiento del edificio. 

Planta y sección de la Maqsura frente al Mihrab 

 Arcada de la Maqsura frente al Mihrab.

Alzado de la arcada de la Maqsura frente al Mihrab, según D. Emilio Camps Cazorla.

Esquema estructural de la bóveda central de la Maqsura 

Bóveda central de la Maqsura. 

Esquema estructural de las bóvedas laterales de la Maqsura.  

Bóveda lateral de la Maqsura.

El despliegue ornamental de la fase de Al-Hakam II es espectacular. Aquí quedan definidos de una vez por todas los capiteles empleados en Medina Azahara tanto en composición como en calidad. El nicho del mirhab acentúa su importancia mediante su transformación en un recinto octogonal cubierto con una cúpula en forma de concha. Las portadas del mirhab y las cúpulas que lo preceden van recubiertas de mosaicos ejecutados por el artesanos bizantinos enviados por el Basileus Nicéforo Phocas.

Mihrab 

Bóveda aconchada del Mihrab 


Lectura impartida en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Notre Dame en South Bend, Indiana (EEUU), el 21 de Enero de 2011.
Autor: Pablo Álvarez Funes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si desea hacer un comentario que no tenga que ver estrictamente con la entrada en la que comenta, le ruego me escriba a pfunes1981@gmail.com o use el minichat.

Muchas gracias por su aportación.

No se publicarán comentarios solicitando intercambio de enlaces o sugiriendo visitas a otros blogs de temática no relacionada con este.